Ya construi, ahora debo realizar una declaratoria de fábrica

Después de construir un inmueble hay que declarar la existencia de esa construcción en la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (SUNARP), es decir realizar una Declaratoria de Fábrica.

Esto debe realizarse cuando se construye sobre un terreno o cuando se realiza una ampliación con la finalidad de actualizar el registro y poder tener legalmente derechos sobre lo construido. Así usted valorizará más su inmueble y podrá vender, heredar o hipotecar la obra o parte de ella.

Lee también: ¿Cómo obtener la conformidad de obra?

Hay dos caminos si desea sanear su vivienda o local comercial:

  1. Si construyó con licencia de obra: debe solicitar a la municipalidad de su jurisdicción la conformidad de obra, es decir que emita el certificado de haber construido como se especifica en los planos aprobados. De haber modificaciones, se realiza un replanteo según lo construido.

Con este documento y el expediente técnico de la obra firmado por un verificador autorizado de la SUNARP se procede a declarar la fábrica de su inmueble.

Lee también: Evita estos errores en la construcción de tu vivienda

  1. Si construyó sin licencia de obra: se pueden presentar dos casos según las normas peruanas, ingresar directo a SUNARP la solicitud si la edificación se realizó antes del 20 de julio de 1999 o regularizar la obra si la construcción culminó después de esta fecha. Posteriormente, podrá proceder con la declaratoria de fábrica.

Este trámite es necesario e importante para cuidar su inversión.

Contáctanos:

Anuncios

Función del arquitecto en su obra.

arquitecto (1)

¿Cuándo es realmente importante un arquitecto para una obra? Antes, durante o después de ella…La función del arquitecto en la obra es crucial, se necesita antes de la obra para diseñar los espacios, pues es el profesional capaz de imaginar y entender lo que aún no está hecho.

El arquitecto es la persona capacitada para modificar los espacios como unidad y en conjunto teniendo en cuenta las reglamentaciones mínimas para que estos sean habitables. En ese sentido, se convierte en pieza clave para obtener un buen resultado de su inversión.

Al arquitecto se necesita durante la obra, pues nadie mejor que él para verificar la obra que él imaginó y para enfrentar los problemas que en obra se presenten en contacto con un ingeniero civil si se trata de temas estructurales.

Su presencia en obra y su experiencia le permiten asesorarle en todo el proceso de la construcción, pues su trabajo implica elementos funcionales, estéticos, económicos y también ecológicos.

Lo recomendable es contar con este profesional, o con su asesoría tanto en obras grandes como en pequeñas, o en las remodelaciones pues está al tanto de las normas y los elementos modernos que harán lucir su vivienda confortable y muy bonita.

Una vez culminada la obra, su función termina si es que no hay ningún problema en cuanto al diseño. En caso de algún error, él será el responsable de subsanarlo, pues su firma está en el plano de la vivienda. Aunque rara vez sucede ya que los planos han sido revisados también por representantes de la municipalidad respectiva.

Además, un arquitecto cuida más los detalles y acabado de las construcciones, se fija en la circulación, limpieza y orden del ambiente.