Función del arquitecto en su obra.

arquitecto (1)

¿Cuándo es realmente importante un arquitecto para una obra? Antes, durante o después de ella…La función del arquitecto en la obra es crucial, se necesita antes de la obra para diseñar los espacios, pues es el profesional capaz de imaginar y entender lo que aún no está hecho.

El arquitecto es la persona capacitada para modificar los espacios como unidad y en conjunto teniendo en cuenta las reglamentaciones mínimas para que estos sean habitables. En ese sentido, se convierte en pieza clave para obtener un buen resultado de su inversión.

Al arquitecto se necesita durante la obra, pues nadie mejor que él para verificar la obra que él imaginó y para enfrentar los problemas que en obra se presenten en contacto con un ingeniero civil si se trata de temas estructurales.

Su presencia en obra y su experiencia le permiten asesorarle en todo el proceso de la construcción, pues su trabajo implica elementos funcionales, estéticos, económicos y también ecológicos.

Lo recomendable es contar con este profesional, o con su asesoría tanto en obras grandes como en pequeñas, o en las remodelaciones pues está al tanto de las normas y los elementos modernos que harán lucir su vivienda confortable y muy bonita.

Una vez culminada la obra, su función termina si es que no hay ningún problema en cuanto al diseño. En caso de algún error, él será el responsable de subsanarlo, pues su firma está en el plano de la vivienda. Aunque rara vez sucede ya que los planos han sido revisados también por representantes de la municipalidad respectiva.

Además, un arquitecto cuida más los detalles y acabado de las construcciones, se fija en la circulación, limpieza y orden del ambiente.

Anuncios

¿Cómo obtener la conformidad de obra?

conformidad de obra

Una vez que tu casa esté construida, lista para habitar queda aún algunos trámites por hacer para todo esté ok. La conformidad de obra es uno de ellos, pues la constancia que la Municipalidad correspondiente a la localidad de tu edificación acepta tu construcción porque respetó los planos presentados cuando solicitaste la licencia de obra y además porque es conforme a la zonificación vigente.

Para obtenerla hay que seguir una serie de requisitos que aquí te explicamos:

  • Llenar el formulario FUE: correspondiente a la Declaratoria de Edificación, suscrito por el propietario o representante legal con derecho a construir el predio, con las firmas de los profesionales, del colegio profesional y del dueño de la vivienda. Si el solicitante es una persona jurídica debe anexar la respectiva constitución de la empresa y copia literal del poder expedido por el Registro de Personas Jurídicas, o la vigencia de poder correspondiente, vigente al momento de la presentación de los documentos.
  • Presentar tres juegos de planos de arquitectura, de ubicación y plantas elaborados y firmados por un profesional colegiado así como con la firma del propietario.
  • Presentar declaraciones juradas: Una, firmada por el profesional responsable de obra, donde manifiesta que la obra se ha realizado conforme a los planos aprobados con la Licencia de Edificación. En la segunda, el responsable de la obra, indica que se ha realizado las acometidas subterráneas de telefonía y cable de acuerdo al proyecto aprobado.
  • Pagar el derecho de trámite que varía según la municipalidad.

Si tu vivienda, ya en obra tuvo algunas  modificaciones de los planos presentado a la municipalidad de localidad, a lo anterior se debe presentar un juego de los Planos de replanteo de obra firmados por el responsable de obra y por el propietario.

Estos planos incluye: información de la ubicación y localización de tu obra, el plano de replanteo de arquitectura con vistas de planta, cortes y elevaciones con las mismas especificaciones de los planos del proyecto aprobado.  Además, la carta que acredite la autorización del proyectista original para realizar las modificaciones realizadas.

Posterior a este trámite recién podrás acceder a la declaratoria de fábrica en la SUNARP, es decir ya podrá estar inscrita en Registros Públicos y tendrás la titularidad de tu vivienda.